Todo sobre las Sondas de Corrientes Inducidas

Tiempo de lectura: 5 minutos

Una actividad importante para la industria es asegurar la integridad de componentes clave en su operación. Un ejemplo de ello son los Ensayos No Destructivos (END) que se llevan a cabo para asegurar un correcto estado de salud del material que forman sus componentes y, con ello una correcta operación. 

Uno de los métodos más usados son las Corrientes Inducidas (ET) debido a su alta sensibilidad y rapidez. Estas técnicas permiten detectar pequeñas y grandes discontinuidades en todo el volumen de material a inspeccionar y diagnosticar eficientemente el estado de integridad de este. Algunos ejemplos de aplicación son las inspecciones de los tubos de los generadores de vapor de una central nuclear, los tubos que forman el haz tubular de condensadores o los intercambiadores de calor de cualquier planta industrial. Otras inspecciones resueltas eficazmente mediante ET son las estructuras aeronáuticas, encastres de turbinas, bastidores de trenes, llantas, roscas, tuercas de pernos, perfiles extruidos, materiales semielaborados que se encuentran en los sectores térmico, nuclear, petroquímico, aeronáutico o automoción. 

Para ello es imprescindible el uso de equipos y sondas específicas que aseguren la correcta detección de deformaciones, grietas, defectos de fabricación, cambios geométricos o la medida de la capa de óxido de componentes en servicio expuestos a corrosión.

¿Qué son las Sondas de Corrientes Inducidas? 

La sonda es un componente que complementa, junto con el instrumento, el software y los tubos de calibración, el set de inspección por Corrientes Inducidas. La sonda generalmente se trata de un tubo alargado (flexible o rígido) donde se monta el bobinado de inspección en el extremo y el cual induce corriente en el material conductor. En la otra parte se localiza el conector eléctrico para conectarla a los equipos. La detección se logra analizando las variaciones del campo magnético creado por las bobinas excitan el material.

Tipos Sondas de Corrientes Inducidas

Las sondas son un componente vital para las inspecciones por ET, por su necesidad de ser específicas para cada tipo de tubo y la gran cantidad de ellas que se requiere debido al gran número de tubos que habitualmente han de ser inspeccionados.

Se fabrican sondas y sensores de Corrientes Inducidas para diferentes sectores como son el energético, el industrial, el aeronáutico y el de automoción; siendo las aplicaciones de estas sondas muy diversas. Una de las ventajas más relevantes es que las sondas se pueden diseñar a medida para una amplia variedad de aplicaciones ajustándose a la geometría de componentes complejos. Además, gracias a la optimización y adaptabilidad de las sondas, se pueden detectar en los elementos inspeccionados defectos cada vez más complejos y de la manera más adecuada.

¿Qué tipos de sonda fábrica Tecnatom? 

Tecnatom diseña y fabrica un gran número de Sondas de Corrientes Inducidas para cubrir las necesidades de todo tipo de inspecciones y diferentes formas de configuración de las áreas de inspección:

  • Sondas de Corrientes Inducidas convencionales: compuestas de dos bobinados que generan los modos absoluto y diferencial. El absoluto detecta defectos largos y graduales (erosiones progresivas, desgastes…), y el modo diferencial detecta defectos puntuales más pequeños (fugas concretas, picaduras o grietas en el propio tubo). 
    • Formato de sonda rígida: muy robusta e indicada para tubos rectos. Tiene una alta velocidad de inspección. 
    • Formato de sonda flexible: sonda articulada capaz de pasar la parte curvada de los tubos. Mantiene la calidad de la señal en toda la longitud del tubo gracias a sus centradores. 
  • Sondas de campo lejano: utilizadas para tubos ferromagnéticos, constan de dos emisores de campo magnético y dos receptores que actúan en modo absoluto y diferencial. Detecta defectos puntuales un poco más notables que las sondas anteriores.  
    • Formato de sonda rígida
    • Formato de sonda flexible
      • Sondas de miniatura
  • Sondas envolventes: Realizan la inspección del material desde el exterior como en el caso de barras y materiales semielaborados largos.
  • Sondas rotatorias: esta técnica de inspección consiste en hacer girar por el interior del tubo las bobinas de inspección, de manera perpendicular a la superficie, siempre es necesario un motor en miniatura. Con esta técnica podemos detectar defectos pequeños como las grietas, se puede generar un mapeo tridimensional del tubo. 
  • Sondas Array: se utiliza para obtener un registro digital muy avanzado de la integridad del tubo o superficie a examinar. El resultado es similar al de la sonda rotatoria lo único que ya no hay un elemento mecánico que se mueve a través del tubo y las velocidades de inspección son más altas que en rotatoria. 
  • Sondas de tipo palpador: Están adaptadas a inspecciones manuales con equipos portátiles de adquisición como el ETboxMB. Son muy utilizadas en la inspección del sector aeronáutico. En este apartado también encontramos las sondas de medición de recubrimientos y conductividad.
  • Diseños personalizados: son diseñadas para adaptarse a geometrías muy específicas. Un gran avance de los últimos tiempos es fabricar utilizando sinterización 3D lo cual reduce los costes de las personalizaciones enormemente y simplifica el diseño. 

Si este artículo te ha parecido interesante y te gustaría profundizar más sobre las Sondas de Corrientes Inducidas o te ha surgido alguna duda, no lo dudes y escríbenos un comentario o contacta con nosotros por Redes Sociales, ¡estaremos encantados de contestarte! 

Autor: Efrén León

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here