Simulador de instalaciones aeroportuarias, un desarrollo en constante evolución

Tiempo lectura 5 minutos

En 2005 Tecnatom desarrolló para AENA el simulador de instalaciones eléctricas aeroportuarias (SILA), una solución que cuenta con un gran nivel de utilización y aceptación entre los usuarios. Pero las instalaciones se modernizan, la tecnología evoluciona, las necesidades de los usuarios cambian, y nuestras capacidades de simulación no dejan de ampliarse. Por ello, AENA decidió en 2018 realizar una actualización y modernización para que el SILA pueda seguir proporcionando en el futuro tantos beneficios como hace actualmente. Tecnatom resultó seleccionada, mediante licitación pública, para llevar a cabo esta actualización, garantizando el cumplimento de las expectativas, tanto en lo que se refiere a capacidades técnicas como al alineamiento con la cultura y las políticas propias de AENA.

¿Qué es el SILA?

En su momento AENA identificó la necesidad de un simulador de entrenamiento para dar respuesta a ciertas problemáticas asociadas a unas instalaciones eléctricas distribuidas, la necesidad de formar a los operadores en maniobras críticas e infrecuentes y la dificultad de actuar en el entorno real.

Por ello surgió el proyecto del simulador SILA (siglas de Simulador de InstaLaciones Aeroportuarias), que es un simulador pionero en su ámbito. Su objetivo principal es mejorar el conocimiento y las habilidades operativas de los operadores de las instalaciones eléctricas de los aeropuertos, aunque también está concebido para su uso en actividades de ingeniería asistida por simulación, como la validación de procedimientos operativos, ensayos previos a la operación, validaciones de modificaciones de diseño, etc. El simulador optimiza la seguridad, disponibilidad y coste de una instalación, ya que permite reducir costes de capacitación, minimizar los errores de operación y minimizar el tiempo de recuperación en caso de incidente eléctrico real con su consiguiente impacto económico y de opinión pública.

¿Por qué era necesaria la actualización del SILA?

Principalmente por tres aspectos, el estado de la plataforma hardware, la actualización del software de los modelos de simulación y la ampliación de alcance de equipos e instalaciones.

La plataforma hardware (basada en Windows XP) y la herramienta software de simulación (de modelos ProTrax) tienen más de 10 años y sus respectivos fabricantes no dan soporte técnico ante posibles fallos o problemas en nuevos desarrollos sobre los mismos. Por lo tanto, era necesario un “rejuvenecimiento” de la plataforma hardware sustituyendo equipos y sistemas operativos.

En cuanto al software, se realizó una actualización de modelos e interfaz gráfica, migrando a las herramientas propias de Tecnatom eliminando así la dependencia de terceros.

Respecto a la ampliación de alcance, cabe recalcar la simulación de instalaciones de baja tensión y climatización de suministro a sistemas CNS/ATM (Communication, Navigation and Surveillance/ Air Traffic Management) de dos centros distintos. También se incorporó la simulación de un scada para el control de climatización de una torre de control.

Y con el fin de formar a los técnicos en el conocimiento y manejo de la mayor cantidad de equipos se incluyó nueva aparamenta correspondiente a instalaciones de aeropuertos reformados o de obra reciente con nuevas cabinas de alta tensión, relés de multifunción de protección, rectificadores-cargadores e interruptores de baja tensión.

Nuevas capacidades tecnológicas

Como apoyo y complemento al simulador se han desarrollado un conjunto de 10 píldoras formativas que simulan 10 modelos de cabinas de Alta/Media Tensión.

Las píldoras formativas son una nueva solución didáctica que se ha desarrollado basándose en el simulador, para que los alumnos puedan familiarizarse con la interfaz de las cabinas, así como su comportamiento lógico y mecánico (enclavamientos por llave, palancas, efectos sonoros y funcionamiento de luces), previamente a su entrenamiento en el simulador. De esta forma, se mejora en el aprovechamiento de los cursos presenciales y la duración de éstos.

En las píldoras formativas, la practicidad y la corta duración son esenciales. Están pensadas para profundizar en temáticas concretas y en poco tiempo adquirir conocimientos específicos. Dado que son materiales accesibles de manera remota, y que el alumno puede consumir de una manera autónoma, solventa muchas de las limitaciones en cuanto a disponibilidad que puede tener una formación presencial en simulador.

Nivel de satisfacción del cliente

En el simulador se pueden crear situaciones imposibles de reproducir en una instalación real, como cortocircuitos o múltiples averías. Por lo tanto, es fácil reproducir y cronometrar ciertas maniobras y, por tanto, la mejoras en los tiempos son cuantificables. Gracias al uso del simulador, AENA ha observado reducciones en los errores y en los tiempos de actuación de los operadores durante los entrenamientos de hasta un 75%.

Los operadores adquieren confianza y motivación ante situaciones imprevistas, pero con gran impacto en la instalación y la actividad de la instalación.

Con la actualización y ampliación del alcance del simulador se han permitido aumentar los escenarios y maniobras de una manera considerable permitiendo una formación todavía más amplia y precisa, que redunda en un mayor conocimiento de las nuevas instalaciones y equipos.

Autor:  Ramón Izquierdo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here