3 aspectos clave por los que se debería disponer de un simulador en instalaciones aeroportuarias

Tiempo lectura 5 minutos

Después de conocer algunos puntos clave del simulador de instalaciones aeroportuarias, SILA, de la mano de uno de sus usuarios finales, Serafín Ruano de AENA, vamos a descubrir mucho más gracias a nuestro compañero Ramón Izquierdo. Ramón, ingeniero máster de simulación y responsable del proyecto, nos cuenta en esta entrevista qué hace al SILA tan singular.

Ramón, cuéntanos qué es el SILA, y un poco de su historia

AENA identificó la necesidad de un simulador de entrenamiento para dar respuesta a ciertas problemáticas asociadas a unas instalaciones eléctricas distribuidas, la necesidad de formar a los operadores en operaciones críticas e infrecuentes y la dificultad de actuar en el entorno real.

Para este desarrollo, Tecnatom contaba con una gran experiencia en simulación de redes complejas y en el negocio de los simuladores de entrenamiento, y la posibilidad de desarrollar una solución integrada y a medida con tecnología de simulación propia.

Así surgió el proyecto del simulador SILA (siglas de Simulador de InstaLaciones Aeroportuarias), que es un simulador pionero en su ámbito. Su objetivo primario es mejorar el conocimiento y las habilidades operativas de los operadores de las instalaciones eléctricas de los aeropuertos, aunque también está concebido para su uso en actividades de ingeniería asistida por simulación, como la validación de procedimientos operativos, ensayos previos a la operación, validaciones de modificaciones de diseño, etc. El simulador optimiza la seguridad, disponibilidad y coste de una instalación, ya que permite reducir costes de capacitación, minimizar los errores de operación y minimizar el tiempo de recuperación en caso de incidente eléctrico real con su consiguiente impacto económico y de opinión pública.

Es un simulador que desde el punto de las operaciones y maniobras permite realizarlas desde una sala de control a través de la estimulación de un SCADA o bien desde armarios y cabinas locales a través de una interfaz gráfica con más de 115 paneles virtuales.

¿Cuáles han sido para ti los grandes retos del proyecto? ¿Y los mayores éxitos?

Uno de los mayores retos ha sido el alcance. Se han simulado más de 200 cabinas eléctricas de Alta/Media Tensión de 45 modelos diferentes y de fabricantes diversos (Siemens, Ormazabal, ABB, Merlin Gerin, Schneider, Mesa, etc.), del orden de 360 interruptores de Baja Tensión de 58 modelos diferentes así como grupos diésel, grupos de continuidad, analizadores de red, sistemas de alimentación ininterrumpida, vigilantes de aislamiento, relés de protección, etc. con un alto grado de detalle y un comportamiento lógico y dinámico muy preciso, tanto en funcionamiento normal como en averías o incidentes.

Uno de los retos más desafiantes ha sido la modelación de los grupos diésel por dos motivos principales, la necesidad de traducir a código de simulación los programas de los PLCs de los grupos y la dinamización de las pantallas de control de estos.

Otra innovación importante ha sido la simulación de un SCADA de climatización que permite controlar la temperatura y humedad de una torre de control genérica.

Además, SILA ha sufrido diversas modernizaciones y ampliaciones de alcance, de forma que la flexibilidad y modularidad han sido claves. Dado que SILA es un simulador genérico (no se corresponde a ninguna instalación en concreto) se ha hecho particularización ad hoc para cubrir todo el espectro formativo desde el punto de vista de las 48 instalaciones (46 aeropuertos y 2 helipuertos) que AENA gestiona en España.

¿Cuál crees que es el nivel de satisfacción del cliente, AENA, con el simulador?

Como hemos dicho antes, AENA ha invertido para ir incrementando el alcance del SILA. AENA es un cliente exigente y que sabe lo que quiere, pero sabemos que están satisfechos con los resultados, y este aumento de alcance es una evidencia del valor que tiene el simulador.

Nos consta que es un simulador al que se le está dando mucho uso: más de 500 operadores y personal de apoyo han sido formados en él. Los operadores también lo valoran positivamente, como una gran ayuda a la hora de afrontar situaciones complejas.

Además, como apoyo al simulador hemos desarrollado un conjunto de 10 píldoras formativas que simulan 10 modelos de cabinas de Alta Tensión.

¿Qué son las píldoras formativas que nos comentas, en qué consisten?

Las píldoras formativas son una nueva solución didáctica que hemos desarrollado basándonos en el simulador, para que los alumnos puedan familiarizarse con la interfaz de las cabinas, así como su comportamiento lógico y mecánico (enclavamientos por llave, palancas, efectos sonoros y funcionamiento de luces), previamente a su entrenamiento en el simulador. De esta forma, se mejora el aprovechamiento de los cursos presenciales y la duración de éstos.

Estas píldoras se generan reutilizando los elementos gráficos y códigos desarrollados previamente para el simulador por lo que se asegura un comportamiento idéntico al del mismo.

En las píldoras formativas, la practicidad y la corta duración son esenciales. Están pensadas para profundizar en temáticas concretas y en poco tiempo adquirir conocimientos específicos. Dado que son materiales accesibles de manera remota, y que el alumno puede consumir de una manera autónoma, solventa muchas de las limitaciones que puede tener una formación presencial en simulador, en cuanto a disponibilidad. Por esto, es una solución que ha encajado muy bien a AENA, y que, seguro que podrá tener más recorrido, igual que lo ha tenido el SILA.

¡Agradecemos a Ramón el tiempo que nos ha dedicado y deseamos que sigas cosechando éxitos como hasta ahora!

Autor:  Ramón Izquierdo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here