Entrevista a Alfredo García (@OperadorNuclear)

Alfredo García Fernández, más conocido en redes como @OperadorNuclear, ha estrenado nuevo libro “La energía nuclear salvará el mundo”. Tras años de anonimato, por fin conocemos su identidad, nos encanta su libro y como en Tecnatom somos muy curiosos, tenemos un montón de preguntas que hacerle. 

Nuestros compañeros, someten a Alfredo a una de las entrevistas más divertidas desde la publicación de su novela, un libro donde nos explica que ni los operadores nucleares son como Homer Simpson (no hay más que verle a él y su eterna sonrisa), ni en España se puede producir una catástrofe como la de Chernóbil, ni hoy en día podemos prescindir de la energía nuclear sin aumentar las emisiones de dióxido de carbono y la contaminación atmosférica.

  • ¿Si no hubieras sido Operador de una Central Nuclear, ¿qué otra profesión te hubiera gustado desempeñar? 

Mi dificultad ha sido siempre decidirme, porque me gustan muchas cosas. Estudié ingeniería de telecomunicaciones precisamente porque me explicaron que me permitiría explorar múltiples campos de la ciencia y la tecnología, abriéndome la puerta a muchos trabajos diferentes. Y la verdad es que el consejo fue certero, porque me permitió acceder a la formación de Operador de Reactor y Turbina. 

Cuando era niño quería ser diseñador de coches y durante mucho tiempo, antes de comenzar a divulgar, trabajé de forma semiprofesional realizando anuncios, vídeos, pequeños cortometrajes y trabajos de diseño gráfico.

  • ¿En qué otro puesto te hubiese gustado trabajar en la central y por qué?

He pasado por los puestos de Operador, de Jefe de Sala de Control y de Ayudante de Jefe de Turno, el puesto que ocupo actualmente. No me veo en otros puestos, ni en Mantenimiento, ni en cargos de dirección. 

Me gusta trabajar a turnos y considero que las licencias de Operador y Supervisor me permiten conseguir la visión más amplia y multidisciplinar dentro de una central nuclear, algo que no creo que se consiga con otros puestos, que no dudo que sean interesantes.

  • ¿Instructor nuclear @fruf82 (nuestro compañero Fran Ramírez) fue instructor en la vida real de @OperadorNuclear?

Por supuesto, Fran fue uno de mis instructores, pero no uno cualquiera, sino uno de los mejores instructores con los que he tenido la oportunidad de cruzarme.

Cuando entramos en contacto a través de Twitter, él todavía no conocía mi identidad, pero me alegré muchísimo de comenzar a colaborar con uno de mis referentes en el sector nuclear español. Desde entonces, Fran se ha convertido en uno de mis mayores pilares en la divulgación, algo de lo que nunca le estaré lo suficientemente agradecido.

  • ¿Podrías definir en una frase tus sentimientos durante la formación inicial en Tecnatom?

Tengo que estudiar a muerte porque esto vale la pena.

  • Dada la excelente labor comunicativa y didáctica que realizas, ¿alguna vez te atrajo ser instructor o te plantearías serlo algún día?

Siempre me ha gustado explicar lo que aprendo, pero me apasiona el reto de explicar cosas difíciles con palabras sencillas a personas que no tienen una base científica o en la materia. 

Es uno de los motivos por los que disfruto tanto divulgando y por los que no me atrae la idea de ser instructor, una profesión que por otro lado considero absolutamente necesaria para nuestro sector. 

  • ¿Qué anécdota recuerdas con más cariño de tu proceso de formación en Tecnatom?

Durante una sesión de simulador llamé por teléfono a uno de los auxiliares y lo descolgó uno de los instructores, que por aquel entonces estaba en prácticas (no diré el nombre, pero es un histórico de Tecnatom). 

Le solicité que realizara una maniobra y colgué el teléfono. Minutos más tarde llamé a otro auxiliar y lógicamente me contestó la misma voz. Le dije «tienes la misma voz que el otro auxiliar» y él me contestó «es que era mi hermano».

  • ¿Qué fue lo que te impulsó a tomar la decisión de salir del anonimato?

Esencialmente por dos motivos. El primer motivo es que mi identidad ya era un secreto a voces en Ascó y en parte del sector, y pensé en aprovechar la salida del anonimato consiguiendo más difusión, en lugar de que otro me descubriera. 

El segundo motivo es que mi labor divulgativa estaba muy limitada, al no poder acceder a congresos y conferencias, y no poder interactuar en persona o en vídeo con otros divulgadores, tanto del sector, como del resto de la comunidad. Simplemente consideraba que ya no era sostenible, a pesar de la enorme comodidad del anonimato.

  • Con el nivel de agresividad y odio que hay en Twitter ¿cómo consigues mantener la calma? ¿hasta cuánto tienes que contar antes de contestar a la gente que te increpa? 

Con una buena dosis de autoestima. Se suele confundir la autoestima con la soberbia, pero considero que son dos cosas bien diferentes, aunque seguro que tengo mi dosis de ambas.

Lo primero que tuve claro es que mi valía como persona, como profesional nuclear y como divulgador no tienen absolutamente nada que ver con lo que digan otras personas de mí, especialmente cuando no me conocen, ni para mal (algo habitual en los trolls), ni tampoco para bien (algo que agradezco). Es decir, intento que lo que me digan no me afecte, y debo decir que lo consigo casi siempre. 

Sobre los que me increpan, suelo dejar un tiempo sus palabras en mi cerebro antes de contestar y medito la forma de darle la vuelta al asunto. Intento que se convierta en un boomerang gracias al sentido del humor y, si es posible, aprovecho para insertar una píldora de conocimiento. Reconozco que me divierte.

  • ¿Qué rasgos de la personalidad crees que son necesarios para llevar con éxito la profesión de operador de una central nuclear?

Creo que es muy importante ser una persona tranquila, con una gran capacidad de autocontrol, capaz de soportar bien la presión y de concentrarse en resolver situaciones complejas con múltiples entradas de información y priorizando sus tareas. He aprendido de muchos compañeros y sigo aprendiendo cada día de ellos, además de las sesiones de simulador que considero esenciales.

  • ¿Qué opinión te merecen las herramientas digitales de formación a distancia para el personal de las CCNN españolas?

La situación vivida con la pandemia de COVID-19 va a suponer un antes y un después en la formación, por la potenciación del aprendizaje a distancia. Era algo que ya estábamos haciendo una semana al año, pero que ahora ha necesitado un enorme esfuerzo por parte de los instructores de Tecnatom para seguir cumpliendo con los enormes requisitos de nuestra formación. 

Considero que todavía tiene margen de mejora, pero el buen trabajo realizado comienza a dar sus frutos.

  • ¿Alguna vez te has bloqueado ante un suceso grave que estuviera ocurriendo en la central?

Afortunadamente no. El entrenamiento en el simulador es esencial y consigue que para nosotros los accidentes e incidentes sean algo relativamente rutinario, y eso lo notamos ante ese tipo de situaciones. 

Solo he sufrido una parada automática del reactor, cuando apenas llevaba unos meses como Jefe de Sala. Aunque lógicamente me debieron subir las pulsaciones, recuerdo que supe en todo momento lo que tenía que hacer, algo esencial en ese tipo de situaciones.

  • ¿Cuál ha sido la situación más complicada a la que te has enfrentado en Sala de Control? y ¿qué habilidades (soft skills) son las que pusiste en práctica para solventarla?

Tuve una pérdida de potencia exterior durante una parada de recarga. Como era preceptivo, teníamos un generador diésel de emergencia operable, que arrancó y tomó todas las cargas de su barra asociada. Cuando ocurrió el incidente, me encontraba fuera de sala de control y recuerdo que de camino a la sala puse en práctica el consejo de uno de mis mayores referentes: «Cuando acudas a solucionar un problema grave, no vayas corriendo, ve caminando a paso firme pensando lo que te vas a encontrar y analizando cómo solucionarlo». 

Cuando llegué a Sala de Control, tanto el Jefe de Sala como los Operadores ya habían estabilizado la situación, como había previsto durante mi desplazamiento y me pude centrar en las notificaciones, que también había pensado.

  • ¿Cuál es tu color favorito de los siguientes, verde, amarillo o azul Cherenkov?

El amarillo Simpson. Es broma, el azul Cherenkov me encanta.

  • Los residuos de la energía nuclear y, en especial, el combustible usado, ¿hay una visión alentadora?, ¿cómo se presenta su futuro?

Considero que debemos darles la vuelta y empezar a pensar en ellos como un recurso. Si te compras algo y solo aprovechas el 5% de su capacidad, ¿lo tiras a la basura como un residuo?, ¿no sería más inteligente intentar aprovechar el 95% restante?

Los reactores de IV Generación, actualmente en desarrollo, representan una enorme esperanza, no solo para generar enormes cantidades de electricidad aprovechando cerca del 100% de la energía del combustible nuevo (uranio, pero también torio), sino reciclando ese 95% restante del combustible usado.

  • ¿Qué te da más respeto, enfrentarte a un LOCA en las sesiones de reentrenamiento en el simulador, o a una charla pro-nuclear con el auditorio lleno y Greenpeace en primera fila?

Ninguna de las dos. Un LOCA es un grave accidente, pero afortunadamente muy bien entrenado y analizado en nuestros reactores, así que no me supone una tensión especial, salvo por el hecho de intentar hacerlo bien y ayudar que mi equipo funcione bien durante la emergencia. 

Greenpeace no me produce ningún respeto, entendiendo respeto como miedo. Me daría más respeto enfrentarme a un profesional nuclear con mayor experiencia que yo, pero afortunadamente no habría debate porque estaríamos de acuerdo prácticamente en todo.

  • Muchos de tus seguidores somos ya convencidos de ‘la causa’, pero…del resto, ¿qué porcentaje de «reconvertidos» estimas que has conseguido a través de tu forma de comunicar? ¿Qué crees se podría hacer para aumentar esta cifra?

Es difícil dar una cifra sin un adecuado estudio estadístico. Solo puedo decir que han sido varios cientos de personas los que me han dicho de forma privada e incluso pública (algo que tiene muchísimo mérito) que han cambiado de opinión gracias a mi divulgación. Es algo que impresiona mucho y que me hace tomar consciencia de la enorme responsabilidad que estoy asumiendo. 

Creo que mi libro «La energía nuclear salvará el mundo» puede ayudar a aumentar mucho esa cifra y, si encontrara una mejor forma de conseguirlo y estuviera a mi alcance, no dudaría en ponerla en práctica.

  • Para luchar contra la «mala prensa» que tiene la energía nuclear ante la sociedad ¿Qué acciones crees podríamos llevar a cabo las empresas nucleares para ayudarte en tu tarea de divulgación y concienciación de los beneficios de la energía nuclear?

Una de las cosas que más me ayudan en la divulgación son los recursos gráficos: fotografías, infografías, animaciones, vídeos… Todos esos recursos son muy útiles para lanzar píldoras de conocimiento en las redes sociales, abriendo tandas de preguntas, comentarios y favoreciendo la difusión viral. 

También son muy importantes los artículos de divulgación, algo que afortunadamente cada vez está creciendo más entre las empresas y organizaciones del sector.

  • Teniendo en cuenta la incertidumbre a corto plazo del sector nuclear ¿Animarías a un joven estudiante a pasar por el «extraordinariamente exigente y duro» proceso de sacarse una licencia de operador? Sabiendo que las licencias son específicas para una central, ¿Qué proyección laboral se les ofrece?

Me han realizado esa misma pregunta multitud de veces por privado y siempre les doy la misma respuesta: no tengo una bola de cristal y desconozco lo que puede pasar en el futuro. 

La política española es impredecible, pero soy optimista por naturaleza y creo que las centrales nucleares van a seguir siendo necesarias durante al menos tres décadas (hasta alcanzar los 60 años de vida útil). Dicho esto, les añado que no basen su decisión en mi opinión, que tengan muy bien nivel de inglés por si tienen que ir a trabajar a los nuevos países nucleares, como Emiratos Árabes, y que busquen más opiniones para contrastar.

  • ¿Cuál cree que es el futuro de la energía nuclear en España?

(he respondido en la anterior pregunta)

  • ¿Crees que realmente las nucleares se irán cerrando progresivamente hasta 2035 o que según se vayan alcanzando las fechas se verá que las nuevas renovables que se instalen no son suficientes y tendrán que retrasar el plan? 

Considero que el plan de cierre de las centrales nucleares acordado es un brindis al sol, si se me permite la broma. Dicho plan es revisable y las centrales no se cerrarían si no se consigue la suficiente potencia firme que las pueda sustituir. ¿7,4 GW de baterías o presas reversibles? 

En mi opinión, no se lo creen ni los que lo han propuesto. Si realmente queremos seguir reduciendo nuestras emisiones, las centrales nucleares van a seguir siendo necesarias mucho más allá de 2035.

  • ¿Crees que alguna generación tendrá la fortuna de ver construir nuevas CCNN (del tipo que sea) en nuestro país? 

No he perdido (todavía) la esperanza de ver yo mismo la construcción de esas nuevas centrales nucleares.

Descarto totalmente la posibilidad de operarlas por mi edad, pero sería precioso algún día visitar las obras como el típico jubilado, pero pensando que quizás he puesto un granito de arena para conseguirlo.

  • Dado que tengo alergia al plátano, ¿crees que para hacer una visita a Chernobyl necesitaría también corticoides? 

Depende de lo que comas allí, pero como debes saber las alergias poco tienen que ver con la radiactividad. Yo también le digo a mi mujer que me deje comer cosas que engordan utilizando la excusa de que no tienen gluten o lactosa, pero tampoco cuela.

Muchas gracias Alfredo por este ratito, seguiré sin comer plátanos aunque esté en Chernobyl. 

Podéis seguir a Alfredo en sus redes sociales (@OperadorNuclear) y comprar su maravilloso libro aquí, os prometemos que no os arrepentiréis. 

Paula Mateos 

Linkedin: Paula Eugenia Mateos Mangas

  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here