Energías Renovables: Centrales eólicas

La energía renovable es aquella que se obtiene de fuentes naturales que podemos considerar virtualmente inagotables. La energía eólica, es una de las energías renovables que más se emplea en el mundo, por lo que es interesante conocer algunos aspectos relacionados con su funcionamiento y con sus instalaciones.

¿Qué es la energía eólica?

Es la capacidad de un determinado sistema para aprovechar la fuerza del viento y convertirla en electricidad. Este proceso se lleva a cabo gracias a los aerogeneradores (conocidos como de manera común como molinos eólicos).

¿Qué es una central eólica?

Se trata de una instalación que cuenta con aerogeneradores y en la que se emplea la energía cinética del aire al moverse para transformarla en energía mecánica de rotación, que a su vez produce electricidad.

¿Cómo es esto posible?

Para que pueda realizarse esta transformación, se instala en la parte alta de una torre un rotor con varias palas que van orientadas en la dirección del viento. Estas hélices o palas hacen girar un eje horizontal que producirá electricidad.

Aproximadamente, únicamente el 1% de la energía solar que es recibida por la Tierra es transformada en movimiento atmosférico. Aun así, estamos hablando de una enorme cantidad de energía susceptible de ser aprovechada. Pero debemos tener en cuenta que esta energía no se distribuye uniformemente y, además, es intermitente por lo que se necesitan otras fuentes energéticas de respaldo para los momentos en los que el viento no sopla.

El número de horas que este tipo de centrales está disponible para poder producir energía eléctrica corresponde a un 20% – 30% de las horas de un año, aproximadamente. Estos valores son bajos si se compara con las centrales térmicas y nucleares que tienen disponibilidades en el entorno del 90%.

Ventajas de las centrales eólicas

Al ser un tipo de energía renovable aporta beneficios muy interesantes como:

  • Constituye una fuente inagotable de energía: El viento es una fuente inagotable y abundante de energía y, lo mejor de todo, está disponible en cualquier parte del mundo, al contrario que sucede con otros recursos naturales.
  • Ocupación de espacio: Estas centrales eólicas o parques eólicos ocupas un terreno que puede utilizarse simultáneamente para otros usos. Además, el área que se usa como campo eólico puede restaurarse fácilmente una vez que la central haya finalizado su operación.
  • No contamina en su operación: Este tipo de energía es limpia y no constituye un gran impacto ambiental al no producir gases de efecto invernadero durante su operación.
  • Bajos costes variables: Los costes de operación y mantenimiento de este tipo de instalaciones son relativamente bajos.

La energía eólica es un tipo de energía renovable cuya operación ha crecido significativamente en los últimos años y se espera que su senda de crecimiento continúe en los próximos años. En la actualidad, la energía eólica cuenta con una potencia instalada de 550 GW a nivel mundial.